Arroz dulce de la abuela Elza

September 03, 2020

Arroz Doce por Vania Bialli Lobo
Arroz Dulce – Viajen y Gastronomía – Food Safaris

Por Vania Bialli Lobo – en referencia a la cocina afectiva

Cuando era pequeña pasé las vacaciones de julio en la casa de mi abuela Elza, que estaba en el interior de Paraná en la ciudad de Jaguariaíva. Era un pueblo pequeño, una delicia para quienes vivían en una gran ciudad. Cada vez que llegaba a su casa, hacía Arroz Doce en la estufa de leña, además de usar huevos de gallinas camperas, criaba sus propias gallinas en el patio.
¡¡¡Guau!!! Ese olor a dulce hecho en una estufa de leña era delicioso.
El aroma de la canela mezclada con clavo en la sartén de arroz con leche es para mí un recordatorio de la infancia que siempre se refiere a algo maravilloso. Además, me trae esa imagen de las deliciosas vacaciones en casa de la abuela Elza. Arroz Doce me trae este recuerdo afectivo, es un dulce sencillo pero con mucho aroma y sabor. Esto es
cocina afectiva!

Arroz dulce de la abuela Elza

INGREDIENTES:
3 tazas de arroz blanco
3 tazas de agua
2 tazas de leche
1 lata de leche condensada
3 yemas tamizadas (huevos de gallinas camperas)
1 lata de crema agria
1 taza de azucar
3 ramas de canela
6 claveles

MODO DE PREPARO:
1-Lleva el arroz, el agua y el azúcar a fuego lento y déjalo cocer revolviendo constantemente para que no se pegue a la sartén. si el arroz aún está duro, agregue un poco más de agua.
2-después de que el arroz esté cocido agregar la leche, la leche condensada, el clavo y la canela y llevar a ebullición.
3-A continuación ponemos las yemas y dejamos hervir, removiendo siempre el arroz.
4-apaga el fuego y agrega la nata.
5-¡el arroz con leche está listo! ahora poner en un pyrex o tazones, espolvorear con canela. ¡Ahora solo sirve este delicioso postre con mucho amor!
nota: el arroz con leche se puede preparar sin crema agria, es opcional.

Publicado por

Deixe seu comentário

1 Comentário

  • […] Esta receta de empanada, sabe a infancia, recuerdo mucho a mi abuela materna (Vó Naime). Ella era repostera, desde pequeña pasaba los fines de semana en su casa para verla hacer pasteles, dulces, manjares …Las empadinhas eran su marca registrada, por el capricho de hacer cada molde. Yo estaba allí, encantado por esa alquimia, esperando con agua en la boca a que saliera el lote y huela ese aroma por toda la casa.Recuerdo que fue un placer saber que tendríamos empanadas para la merienda.Mi abuela ya se fue, ya no está con nosotros, pero al hacer las empanadas, es como si él estuviera presente, es para revivir un momento inolvidable, un recuerdo afectivo que solo me hace sentir bien. […]